Los rumbos del tiempo

Vivimos en un mundo fragmentado, dominado por una profunda separación entre cuerpo y mente, entre lo objetivo y lo subjetivo, las ciencias y las artes, el sentir y el pensar, y muchas otras fisuras más que han llenado la vida social de oposiciones aparentemente irreductibles. La excesiva especialización en el trabajo que prevalece en la sociedad viene a exacerbar estas divisiones, dejando atrás los ideales del hombre integral del Renacimiento o del enciclopedismo del siglo XVIII. Artífice de estos ideales, Diderot afirmaba que en toda imitación de la naturaleza existe lo técnico y lo moral”, por lo que el artista debe tener “dos cualidades esenciales: la moral y la perspectiva”. Cada una de ellas se alimenta de las dos clases de entusiasmo que él atribuía al ser humano, “el entusiasmo del alma y el del oficio”. Nacho López vivió animado por estos dos entusiasmos. Creía profundamente en la unión del conocer y el sentir. Sus imágenes lo traslucen tan diáfanamente que incluso quienes no estuvieron cerca de él lo percibían con nitidez. “La necesidad imperiosa de decir, de expresar algo en la fotografía-escribió Manuel Álvarez Bravo-, provee a Nacho de la base indispensable que los teorizantes llaman contenido; más bien dicho, le produce la conciencia de que la fotografía, manejada por un ser pensante que se sirve de instrumentos más o menos exactos, es un lenguaje; y él ha sentido la responsabilidad de lo que dice”.

Elemento Descripción
Autor Nacho López
Título Los rumbos del tiempo
Subtítulo N/A
ISBN 978-18-01441-2
Editorial © Instituto Nacional de Antropología e Historia, Consejo Estatal para la Cultura y las Artes
Serie Otros
Fondo Consejo Estatal para la Cultura y Las Artes
No. de páginas 143
Número y año de edición Primera edición: 1997
País México D. F.

Añadir comentario

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos marcados con * son requeridos.

I accept the Privacy Policy